archivo de blogs

lunes, enero 09, 2006

Discurso del Papa Benedicto XVI ante el Cuerpo Diplomático acreditado en la Santa Sede

Texto íntegro en ACI

El discurso del Santo Padre ante el cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede es esperado todos lo años porque se considera una visión global de la situación del mundo contemplado desde Roma. Sin embargo, este año, el Papa ha dedicado su atención principal a la urgencia de contruir la paz fundada en la verdad .

Algunos pasajes son verdaderamente dramáticos:

Estas consideraciones pueden aplicarse de una manera más amplia al contexto mundial actual, en el cual sin duda se ha vislumbrado el peligro de un choque de civilizaciones. El peligro se hace más agudo por el terrorismo organizado, que se extiende ya a escala mundial. Sus causas son numerosas y complejas, además de las ideológicas y políticas, unidas a aberrantes concepciones religiosas. El terrorismo no duda en atacar a personas inermes, sin ninguna distinción, o en imponer chantajes inhumanos, provocando el pánico en poblaciones enteras, para obligar a los responsables políticos a favorecer los planes de los terroristas mismos. Ninguna circunstancia puede justificar esta actividad criminal, que llena de infamia a quien la realiza y que es mucho más deplorable cuando se apoya en una religión, rebajando así la pura verdad de Dios a la medida de la propia ceguera y perversión moral.


La petición de perdón y el don del perdón, igualmente debido - porque para todos vale la advertencia de Nuestro Señor: "¡el que esté sin pecado, que tire la primera piedra!" (cf. Jn 8,7) - son elementos indispensables para la paz. La memoria queda purificada, el corazón apaciguado, y se vuelve pura la mirada sobre lo que la verdad exige para desarrollar pensamientos de paz. No puedo dejar de recordar las iluminadoras palabras de Juan Pablo II: "No hay paz sin justicia, no hay justicia sin perdón" (Mensaje para la Jornada mundial de la Paz, 1 enero 2002). Con humildad y profundo amor, las repito a los responsables de las Naciones, en particular de aquéllas donde las heridas físicas y morales de los conflictos están más vivas y es más apremiante la necesidad de paz


(+ ACI)

No hay comentarios: