archivo de blogs

miércoles, noviembre 16, 2005

Mensaje de Benedicto XVi al Presidente de la Cámara de Diputados italiana

En su mensaje dice el Papa:
Quisiera una vez más confirmar que la Iglesia, en Italia y en todo país, al igual que en las diferentes instituciones internacionales, no pretende reivindicar para sí ningún privilegio, sino sólo tener la posibilidad de cumplir la propia misión en el respeto de la legítima laicidad del Estado.

Al referirse el Pontífice a la riqueza de la cohesión interna de Italia, escribe:
Esta unión presupone un centro, un núcleo que dé significado y valor, en torno al cual puedan converger las diferentes posiciones ideológicas y políticas. Este centro sólo puede ser la persona humana, con los valores inherentes a su dignidad individual y social, que la Iglesia, por mandato de Cristo, desea servir ardientemente.

Mensaje

No hay comentarios: