archivo de blogs

martes, noviembre 08, 2005

Discurso del Papa al presidente de la Federación Luterana Mundial

Nuestro camino ecuménico conjunto seguirá encontrado dificultades que exigirán diálogo paciente. Me siento sin embargo animado por la sólida tradición de estudio e intercambio que ha caracterizado a las relaciones católico-luteranas a lo largo de los años. Nos conforta el hecho de que nuestra búsqueda de la unidad es guiada por la presencia del Señor resucitado y por el inagotable poder de su Espíritu «que sopla donde quiere» (Juan 3, 8). Al prepararnos para celebrar los quinientos años de los acontecimientos de 1517, deberíamos intensificar nuestros esfuerzos para comprender más profundamente lo que tenemos en común y lo que nos divide, así como los dones que podemos ofrecernos mutuamente. Perseverando en este camino, recemos para que el rostro de Cristo resplandezca más brillantemente en sus discípulos para que todos sean uno y el mundo crea (Cf. Juan 17, 21).

Demos gracias a Dios por todo lo que se ha logrado en las relaciones católico-luteranas, y recemos para que continuemos avanzando juntos hacia la unidad que el Señor quiere.

(texto completo en catholic.net)

No hay comentarios: