archivo de blogs

lunes, octubre 24, 2005

Benedicto XVI y los bomberos de Roma

Escribe Ángel Mª García Dorronsoro en la Gaceta de los Negocios

CUANDO un amigo mío vio a Benedicto XVI con un casco de bombero en la cabeza no pudo disimular un gesto de preocupación, pensando que el Papa, quizá por inexperiencia, había dado un mal paso. El teólogo de fama internacional, el pensador respetado por muchos no católicos, debía haber evitado ese gesto populista, desgastado por políticos que buscan votos en las campañas electorales y se ponen un casco de bombero y de lo que haga falta, abrazan niños, etc. Pero a mí el rostro del Papa perplejo, gozoso y tímido me hizo mucha gracia y me pareció que podría ser una manifestación reveladora de su verdadera misión. (+)