archivo de blogs

lunes, junio 20, 2005

Ecos de la manifestación de las familias Madrid 18-J

El clamor en Madrid por la familia marca el inicio de un movimiento mundial

MADRID, lunes, 20 junio 2005 (ZENIT.org).- El millón y medio de ciudadanos que el sábado se echó a las calles de la capital española en defensa del matrimonio y la familia marca --reconocen las asociaciones convocantes de esta gran manifestación-- el inicio de un movimiento social sin precedentes.

El «Foro Español de la Familia» (FEF) (www.forofamilia.org) --confederación aconfesional y apolítica que representa a más de 4 millones de familias-- lanzó esta convocatoria ciudadana a favor de la infancia, el matrimonio y la libertad, y en contra del proyecto del nuevo gobierno socialista de España de legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo y permitir la adopción de menores por estas parejas.

«La Familia Sí importa» --lema de la gran manifestación ciudadana--, gritaron con fuerza familias llegadas de toda España a la capital y una numerosa representación extranjera.

Quince federaciones internacionales presentes en más de 60 países y más de 1.000 organizaciones no gubernamentales de 27 naciones, representantes directos de 30 millones de familias, apoyaron la manifestación, celebrada como una multitudinaria fiesta con participantes de todas las edades y condiciones, a quienes no desanimó el calor sofocante de la tarde del sábado.

«Hoy hemos hecho historia», reconoció Benigno Blanco --vicepresidente del FEF y presidente de la «Federación Española de Familias Numerosas»-- en su intervención en la manifestación constatando el éxito de la convocatoria.

«El poder de la familia se ha despertado», «la voz de las familias hoy ha sonado más fuerte que nunca y no nos van a callar. El gobierno no puede seguir sordo a los intereses de la sociedad. Esto no es el final, es el principio de un movimiento social sin precedentes, el movimiento familiar», apuntó.

Ante una «manifestación poderosa», Sharon Slater --presidenta de «United Families International» (Estados Unidos) y representante de «World Family Alliance» calificó la jornada de «histórica» y señaló que ésta marcaba «el comienzo de un movimiento mundial para proteger el matrimonio y la familia”.

Subrayó que este movimiento mundial «trasciende razas, religiones y fronteras».

Jean Louis Thès, presidente del «Institut de Politique Familiale» (Francia), calificó el momento como «un día histórico para el movimiento familiar de toda Europa», y agradeció a los españoles «haber sido los primeros en levantar la bandera familiar de manera tan impresionante». Thés participó en nombre de más de 400 asociaciones francesas y de otros 15 países europeos, que se adhirieron a la manifestación.

En nombre de las más de 400 organizaciones civiles que en México y en Latinoamérica participan en la coalición «Red Familia», María del Prete expresó su solidaridad hacia la familia en España, los matrimonios españoles y los niños de este país.

«Durante los últimos meses Europa, el mundo entero, ha mirado extrañado a España», reconoció en su intervención ante los manifestantes Josep Miró i Ardèvol, miembro del Pacto por los Derechos y Libertades (Zenit, 26 enero 2005) y presidente de E-Cristians (www.e-cristians.net) y de la Convención de Cristianos por Europa.

«En Europa, en el mundo, el matrimonio es la unión de un hombre y una mujer, así lo afirma la Declaración Universal de Derechos Humanos. De los 191 países que forman parte de Naciones Unidas, en 189 está prohibido el matrimonio homosexual», constató.

«Hoy Madrid es la capital de la familia. Hoy el mundo empieza a mirar con admiración a España. Hoy no se termina nada, es sólo el comienzo --reconoció--. Hoy la Sociedad, aquí representada, ha demostrado su voluntad de diálogo, su compromiso con la sociedad en la que vive, su decisión de movilizarse para ser protagonistas, hasta conseguir una ley que respete a las familias».

«Vosotros sois la prueba evidente de que hoy ha llegado la hora de la familia», admitió ante la gran multitud de manifestantes José Gabaldón, presidente del «Foro Español de la Familia», quien agradeció las adhesiones llegadas de todo el mundo.

«Además de los representantes familiares de las asociaciones americanas y europeas --citó--, han manifestado su solidaridad grupos de Pakistán, Corea del Sur, Mongolia, Rusia, Sri Lanka, Madagascar, Guinea, Islas Colombo, Bangladesh, Egipto, Ruanda…. Todos estos apoyos hacen que Madrid sea hoy la Capital Mundial de la Familia». (El texto de las intervenciones durante la manifestación se pueden leer en la página de la organización: www.noesigual.org).

La manifestación, de convocatoria abierta, contó con el apoyo de entidades cívicas, políticas y religiosas, del Imán de la Gran Mezquita de Madrid, Seg Munir, la Federación de Comunidades Judías de España y otras confesiones religiosas. La Conferencia Episcopal Española mostró su adhesión a esta iniciativa (Cf. Zenit, 17 junio 2005) y una veintena de obispos –entre ellos el cardenal Antonio María Rouco Varela, arzobispo de Madrid, y sus auxiliares-- acudieron junto a sus fieles a esta cita.

Presente entre la prensa internacional acreditada en la manifestación, el corresponsal de la sección polaca de «Radio Vaticana» Marek Raczkiewicz reconoció a Zenit el «gran interés y preocupación» con que todos los países del Este siguen la situación española, «sobre todo en lo referente a la familia, al matrimonio; varios ejemplos que podemos observar aquí podrían llegar a nosotros muy pronto».

Subrayó el interés que suscita que se oiga la voz de los seglares: No se trata «solamente del clero o la jerarquía, sino sobre todo la conciencia cada vez mayor de los laicos».

La conocida periodista Cristina López Schlichting fue la encargada de leer en la concentración del millón y medio de ciudadanos el «Manifiesto» (Cf. Zenit, 2 junio 2005) que exige la retirada del proyecto de Ley de matrimonio entre personas del mismo sexo y reclama el derecho de los niños a una madre y un padre, pide una política de protección a la familia y reclama la libertad de los padres para educar a sus hijos.

Ignacio García, portavoz del «Foro Español de la Familia, ha exigido que el gobierno «tenga en cuenta a las familias» y ha expresado el deseo de que el presidente José Luis Rodríguez Zapatero les «reúna inmediatamente» porque consideran que lo necesario es «un mesa de negociación para llevar a cabo juntos estos proyectos de ley», cita Análisis Digital.

Visto «el rotundo éxito de la manifestación del sábado» en la que se constató el rechazo a las dos leyes que se pretenden aprobar en los próximos días --«ley de agilización de
divorcios y ley de “matrimonios” homosexuales»--, igualmente el «Instituto de política familiar» (www.ipfe.org) «exige la retirada para revisión de ambas leyes y la creación inmediata de una mesa de diálogo».

«Existe un peligro evidente de ruptura definitiva entre la sociedad y las familias y el Gobierno en caso de que el Ejecutivo desoiga de nuevo a las familias», alerta el Instituto en un comunicado enviado este lunes a Zenit.